Dani es el fundador del colectivo antitaurino de Jerez de la Frontera y es un gran activista en la lucha contra la tauromaquia.

Hola Dani, ¡gracias hacernos un hueco!

“Encantado de poder ayudar, apoyo totalmente vuestra iniciativa.”

¿Cuándo y cómo diste tus primeros pasos en antitauromaquia?

Mis primeros pasos en contra de la tauromaquia eran contra muros indestructibles, tratar de convencer a personas muy arraigadas a esta cultura tradición práctica de tortura animal era muy duro. Yo nunca había tenido contacto con nadie que estuviera en ningún colectivo, por lo que lo promulgaba verbalmente. Debido a mi trabajo cambiaba de ciudad constantemente y nunca tuve vínculos fijos con ningún grupo o asociación, hasta que decidí fundar el actual Colectivo Antitaurino de Jerez de la Frontera. Desde entonces no he parado de luchar por la abolición de la tauromaquia, tanto en mi ciudad como en otras ciudades cercanas como San Fernando, San Roque o La Línea.

No era normal que una ciudad como Jerez no tuviera una agrupación antitaurina, sobretodo por la cantidad de activistas que hay. Pese a ello esta ciudad sigue muy anclada a la tauromaquia. En los bares de Jerez se habla de fútbol o de toros.

¿Con cuántos colectivos colaboras en la actualidad?

Directamente difundo todo lo que puedo de todos los colectivos, cualquier cartel de manifestación o concentración, eventos o noticias que caigan en mis manos. A veces ayudo a pequeños colectivos que se están formando y necesitan saber cosas básicas como qué tipo de permiso hay que solicitar para organizar una manifestación, o cómo presentar una recogida de firmas en el ayuntamiento. Siempre intento ayudar.

Hay que ayudar siempre. Estamos unidos en la misma causa  y debemos aunar fuerzas y remar en la misma dirección.

En los últimos meses he colaborado con la plataforma antitaurina del campo de Gibraltar para la recogida de firmas de La Línea y participando en la manifestación antitaurina de la ciudad, pero mantengo contacto directo con casi todos los colectivos que conozco de España. Soy de esos pesados que cuelgan las noticias en todos los colectivos de Facebook y Twitter para que todos difundan, no lo puedo evitar.

Veo un toro muriendo en la plaza y sólo pienso en que esto acabe, y eso me da más fuerzas para seguir defendiendo esta causa.

Desde tu punto de vista, ¿por qué razón las recogidas de firmas para suspender la celebración de eventos taurinos solo funcionan en algunos ayuntamientos?

Es una cuestión de valentía, todos saben que esto es una aberración, pero aquí se mueve mucho dinero de los españoles (…) no me extrañaría que tuvieran pellizcos de estos fondos (recordemos que de nuestros bolsillos se les pagan por asesinar toros más de 600 millones de euros al año en subvenciones). Afortunadamente, los ayuntamientos regidos por valientes dan la cara poniendo fin al maltrato e impidiendo que haya más corridas. Sin irnos muy lejos algunos ejemplos de ciudades donde se han desterrado las corridas de toros son Rota y Marbella.

Catalunya ha prohibido las corridas, en Baleares no se pueden matar toros, sin embargo en otras comunidades como Andalucía hasta las becerradas están permitidas. ¿De qué depende según tu punta de vista que haya tantas diferencias entre una comunidad y otra respecto a la tauromaquia?

Cataluña y Baleares están mucho más evolucionadas en ese sentido que nosotros, han decidido plantar cara al maltrato animal y decir basta, eso es todo. Por desgracia Andalucía sigue anclada al pasado, no tiene aún concepto de fiesta sin vino, petardos y muertes en las plazas. Los que gobiernan y lo consienten son unos cobardes y cómplices de asesinatos de seres vivos que no han venido al mundo para ser torturados para diversión de unos pocos.

Hoy en día parece que algo está cambiando en la conciencia colectiva, y hay muchos pequeños pueblos y ciudades en las que grupos de personas se están movilizando para terminar con los espectáculos de tortura animal. ¿Qué consejos le darías a esas personas que quieren difundir su mensaje de maltrato cero y conseguir más apoyo para cambiar las cosas?

Las redes sociales están haciendo bien su trabajo, y ahora estamos tan comunicados que podemos unir fuerzas con tan sólo un click, y eso hace que las noticias y el poder de crear conciencia lleguen a más gente, sin duda.

Mi consejo siempre es no rendirse, no tener miedo y seguir luchando. Somos una enorme ola que se les viene encima a los que apoyan la tauromaquia. Ya los estamos asfixiando, sólo hay que seguir hasta conseguir la abolición. Queda poco y ellos son los primeros que lo reconocen. Tenemos que seguir presionando a los alcaldes de los pueblos y a los altos cargos políticos.


Aún nos queda lucha, claro que sí, pero lo más gordo ya lo hemos empezado, ahora, a por ellos sin tregua, con cabeza y los pies en el suelo….y no pararemos, nunca, hasta la abolición total!

Anuncios