Hola Ramón, mil gracias por dedicarnos un ratito de tu tiempo. Quienes te conocemos sabemos por tu constante actividad en las redes sociales que eres un gran defensor y activista por los derechos de los animales.

¿Cómo diste tus primeros pasos en esta lucha?

Empecé a sensibilizarme con las causas de protección animal al poco tiempo de conocer a mi chica que al ser vegana fue la que me abrio los ojos sobre el maltrato animal y la labor de los santuarios. Al ir a menudo a santuarios animales y despues de ver como te trata y como padece cualquier animal (sea un perro, una cabra, una vaca, un gato o un toro) yo tuve claro que no quiero ver sufrir a ninguno. Comencé a darme cuenta que debía hacer algo, quería poner mi granito de arena para ayudar a proteger a los animales de las situaciones de maltrato. A raíz de eso empecé a informarme sobre el mundo de la tauromaquia.

¿Con qué causas te sientes más implicado en la actualidad?

Voy mucho a santuarios animales como por ejemplo al Santuario animal corazón verde y siempre que puedo intento participar en las acciones de Gladiadores por la paz. Últimamente el nombre de este grupo de voluntarios ha estado muy ligado a los saltos al ruedo sin embargo esta organización colabora con múltiples causas. Sus acciones abarcan desde la colaboración en manifestaciones contra la el maltrato animal que incluyen las corridas de toros, los toros embolados, las becerradas, el uso de pieles en la industria textil hasta el reparto de comida a los sin techos en la puerta de Sol de Madrid.

Voluntarios del Santuario Animal Corazón Verde

¿Por que decidiste volcarte particularmente en la lucha antitaurina?

Este tipo de maltrato es un espectáculo sádico para la diversión de unos pocos y no se puede aceptar. No es ético, no es moral, no se puede encajar dentro de nuestra cultura, es una vergüenza para nuestro país.

Un toro es un ser vivo que merece vivir y es inconcebible hacerle agonizar por diversión. Y encima definir eso como “Bien de Interés Cultural”.

Performance antitaurina

Hay algunas fotos tuyas en Facebook en la que algunos taurinos te están sacando de una plaza de toros, junto con otros compañeros activistas. ¿Cómo fue ese salto al ruedo?

Ese día fue el del salto al ruedo de Bilbao y había pedido expresamente el día libre en el trabajo para viajar al país vasco el viernes por la mañana y poder participar en esa acción ese mismo día por la tarde, en la plaza de toros de las torturas de Vista Alegre. Esa corrida se había organizado con un pretexto solidario, otra vergüenza más, una acción solidaria no se puede manchar de sangre y sufrimiento.

Ocupamos la plaza un poco antes de que empezara la corrida. Los encargados de mantenimiento de la plaza (que en la foto van vestidos de blanco) nos sacaron. Actuamos de forma pacífica, sin insultar, sin hacer uso de la fuerza, simplemente manifestando nuestro rechazo y nuestra oposición hacia la tauromaquia haciendo acto de presencia y ocupando el lugar en el que tiene lugar el maltrato animal. A veces las personas que forman parte de las cuadrillas son violentas, nos golpean, nos dan patadas y nos escupen. Obviamente vamos mentalizados ya que es una actitud muy previsible en individuos que apoyan espectáculos violentos.

Ese día estaba bastante nervioso, era la primera vez que participaba en este tipo de acción y no sabía exactamente con que me iba a encontrar. En esa ocasión no hubo multa ni arresto.

El siguiente salto al ruedo en el que participé fue el que tuvo lugar en las Ventas de Madrid a mediados de agosto en el que participamos más de 40 personas.

Salto al ruedo en Bilbao con Gladiadores por la Paz

¿Cómo crees que sería posible concienciar a más personas sobre el sufrimiento y agonía al que sometemos a los toros no solo en las corridas sino en los toros embolados, encierros, becerradas, y otros?

Yo siempre le digo a la gente que se ponga en la piel del animal. Lamentablemente hay mucha desinformación acerca del enorme grado de sufrimiento al que es sometido el toro no solo durante la corrida, sino en los días y momentos previos al maltrato.

Hay muchos informes técnicos realizados por la Asociacion de Veterinarios Contra la Tauromaquia que explican detalladamente los efectos de las vergonzosas prácticas taurinas en los toros y becerros. Recomiendo consultar el informe sobre el sufrimiento del toro en los festejos populares y el informe técnico veterinario sobre las becerradas.

La tauromaquia es, para muchas personas en este país y para casi todo aquel que vive fuera de España, un espectáculo abominable, una salvajada. ¿Porqué desde tu punto de vista es tan difícil de erradicar en nuestro país?

En mi opinión los motivos políticos electorales influyen mucho en el que se sigan permitiendo estas prácticas. Para muchos alcaldes el excluir de la programación de las fiestas de su pueblo los festejos taurinos les supone un dolor de cabeza, aunque se les propongan alternativas de ocio gratuitas desde la iniciativa ciudadana. Cada día hay más personas sensibilizadas con la protección de los derechos de los animales, prueba de ello son las muchas manifestaciones antitaurinas a lo largo y ancho de España, y las innumerables recogidas de firmas contra las corridas de toros en change.org.

Todas las plazas de España tienen perdidas. Ninguna de las plazas históricamente más populares es rentable: ni Las Ventas, ni Sevilla, ni Bilbao. Se mantienen vivas gracias a las ayudas del Gobierno.

Es una lástima que se gaste dinero de los contribuyentes en dar una imagen nefasta de España. Peor aún, el que ahora algunas comunidades autónomas se planteen destinar parte del presupuesto de educación en la enseñanza de la tauromaquia o que ya lo estén haciendo (Murcia por ejemplo quiere implantar un FP de torero, o ciudades como Santander en las que se imparten cursos infantiles de “aficionados practicas taurinos”).

Está claro que hay algunos intereses detrás de todo esto y que hoy en día muy pocos jóvenes que acuden a las plazas, por no decir casi ninguno. Casi todos los espectadores son mayores de 50 años. Algunos partidos politicos quieren sacar nuevos adeptos inculcando a los mas jóvenes y pequeños las mentiras de la escuela taurina.

Anuncios